Inicio Deportes Juan Carlos y Juan Diego Shimabukuro: Carreras de generaciones

Juan Carlos y Juan Diego Shimabukuro: Carreras de generaciones

550
0
Juan Diego Shimabukuro asoma como promesa.

HIROKI RAMOS NAKO

Su familia ha tenido interés por los autos y los deportes relacionados a estos por generaciones. Ahora, al transmitirla hacia su hijo, esta pasión se ha manifestado con grandes logros en el ámbito del karting. Juan Carlos Shimabukuro y su hijo Juan Diego demuestran que compartir algo tan cautivador como este mundo puede fortalecer su vínculo y dar frutos.

Juan Diego Shimabukuro recientemente salió victorioso en el Campeonato Nacional de Kartismo en el Kartódromo de La Chutana. Sus familiares, evidentemente, están orgullosos de su logro, especialmente por compartir su interés. ‘’Él es el principal corredor de toda la familia, lo nuestro era solo una afición’’, comenta su padre.

LOGROS A FUTURO
La joven promesa, tras tomar un curso de kartismo en el Kartódromo de La Chutana, se enamoró del deporte y no parece que lo vaya a dejar pronto. Se espera de él que ‘’logre desarrollar su máximo potencial e incluso pueda competir en el extranjero’’.

Estas expectativas pueden dar mucha presión a un pequeño como él, pero su padre afirma que van a ir al ritmo que se le acomode mejor. ‘’Primero queremos que tenga confianza de manejarse bien, no tenemos trazado un objetivo totalmente definido todavía’’.

LA PASIÓN COMPARTIDA
’El automovilismo es nuestra principal afición’’, comenta el señor Shimabukuro. Su padre, su hermana y ahora su hijo tienen esto en común. Además, otras personas de la comunidad nikkei también han destacado en este ámbito, como Christian Kobashigawa, Vicente Higa o Javier Matayoshi. Juan Diego, entonces, puede tener figuras a las que admirar que son como él.

PUBLICIDAD

Kobashigawa antes era kartista y ahora se dedica a las carreras en circuito. Para el pequeño de los Shimabukuro verlo es motivante y quisiera seguir su ejemplo. Junto a su coach, Mateo Delgado y su equipo técnico, buscan tener tantos logros como este referente.

LOS MOTORES APAGADOS
Aproximadamente un año fue el tiempo que tuvieron que esperar los aficionados a las carreras para volver a practicarlas, pues la pandemia impidió el funcionamiento de los locales en los que se daban a cabo.

Apenas se reactivó, los más apasionados volvieron a encender sus motores para practicar para competencias próximas. ‘’Estuvimos seis meses practicando’’, explica Juan Carlos. Sin embargo, las fechas del campeonato son menos que lo que suelen ser. Queda seguir esperando y practicando para una mayor competencia.

Juan Carlos Shimabukuro finalmente invita a los lectores interesados a visitar las redes sociales de su hijo (Facebook e Instagram ) y contactarlos para ver la oportunidad de que más niños prueben el deporte del kartismo a través de cursos en el Kartódromo.

Artículo anterior“Nihongo Nōryoku Shiken”: Será el domingo 5 de diciembre
Artículo siguienteChristian Hiyane: “Hay deserción de jóvenes en los kenjinkai”