Inicio salud Gladys Izena: “Para el Método Yuen no hay nada complicado”

Gladys Izena: “Para el Método Yuen no hay nada complicado”

215
0

ROGER GONZALES ARAKI
roger@nikkeiplus.com

Gladys Izena es certificada por el Método Yuen y sostiene que para ayudar a las personas no existen impedimentos porque este método tiene la facultad de tratar diversos males.

“Para el método Yuen no hay nada complicado, podemos ver males físicos del cuerpo que tenga hasta cáncer, dolores, también vemos la parte emocional, espiritual de la persona”, agrega.

Es importante destacar que este método no requiere de atención presencial, no necesita de hacer algún tocamiento ni masajes, se basa en conversar, en sentir las debilidades de la persona. Por telepatía envían órdenes al sistema nervioso central para equilibrar el cuerpo, las emociones.

Quizás muchos no le dan tanta importancia pero detalla que las relaciones familiares, sobre todo de quienes viven con nosotros repercuten mucho. “Tenemos un hexágono y ahí vamos viendo las relaciones familiares, de pareja de trabajo que afecta bastante. Luego vemos la salud, vemos la forma física, de repente hay personas que tengan algún impedimento o personas que tengan ciertas limitaciones”, expresa.

Y es justamente debido a las relaciones es que los negocios no caminan como se quiere. “También vemos la carrera, los negocios, porqué no funcionan también vemos el dominio del tiempo, el envejecimiento y al final las finanzas, la economía”, informa la especialista.

Este método no sólo es efectivo para adultos, sino también en niños porque dice que a veces hay traumas desde la barriga y ese trauma también lo tiene la madre. “A veces cuando tienen partos difíciles y eso repercute en el futuro”, advierte.

Por otro lado también nos cuenta que el miedo es algo natural, pero cuando se vuelve algo “obsesivo” sí merece tratamiento. “El miedo sirve para prevenirnos, pero el miedo obsesivo hay que tratar. Es de una de las emociones del ser humano”, indica añadiendo que hay fobias, miedos, hasta espíritus atrapados que vienen de otra vida.

Artículo anteriorDiego Sakuray: Un nikkei en el “Llauca”
Artículo siguienteKeiko Moromi: Me gusta la inocencia y la inteligencia de los niños