Martes 4 de Agosto de 2020 / Año de la Universalización de la Salud

Eventos

Sandra Makishi: “Los shows en general necesitan del contacto humano”

1 Mayo, 2020
Sandra Makishi: “Los shows en general necesitan del contacto humano”
Redacción: NikkeiPlus

ROGER GONZALES ARAKI
roger@nikkeiplus.com

El show debe continuar. La cuarentena afectó a todos los giros y sobre todo a los artistas, Sandra Makishi es actriz y estudió Actuación en el Club de Teatro de Lima en Miraflores y actualmente estudia la carrera de Educación Artística en la Ensad, Escuela Superior de Arte Dramático. 

También es clown y realiza show con empresa Lola Love Clown, y con Titirimundo Show hace fiestas de cumpleaños y cuentos con títeres que es el otro servicio. Los niños quizás son los otros “héroes sin capa” porque soportan más de 40 días sin salir de casa para hacer lo que más les gusta: correr, saltar y caminar. 

¿Qué te gustó de ser Clown y por qué lo decidiste? 
El Clown para mí tiene 2 aspectos de impacto en mi vida:  El primero, porque encontré la herramienta perfecta para comunicarme con los demás por medio del arte y el clown te da la naturaleza de sacar el niño interior y jugar y reír y sanar. El segundo, porque se convirtió en un producto para mí, una marca y una fuente de ingresos que me hizo independiente y sobre todo trabajar en lo que te gusta.

¿Qué es lo particular que tiene el clown? ¿Qué es lo mejor de ser clown?
Los clown, si bien es cierto son payasos, tenemos un trabajo interno del ser, encontrando las verdades y los errores que nos hacen únicos y nos aceptamos y por medio del juego, la improvisación llevamos ese contagio a otros y te ayudamos a sacar el ese niño que está adentro, escondido, te ayudamos a jugar sin miedo a equivocarse y que equivocarse esta bien, y que reírte y volver a comenzar esta bien. Lo mejor de ser clown para mí es que me da la libertad de poder jugar con mi personaje y que por medio de mi personaje te doy mucho amor.

¿Cómo es que decidiste crear tu propia empresa? 
Fue un impulso y una decisión, las herramientas las tenía ahí al alcance, decidí arriesgarme y salir del sistema que me tenía agobiada. El arte llama y cuando dejas de hacer algo que te gusta por mucho tiempo te vas secando por dentro, al retomar las clases de Arte se fueron abriendo oportunidades y más caminos, los amigos hacían más pedidos, querían más cosas y así como jugando creció la empresa.

¿Cuánto cambia tu forma de brindar servicio debido a que no se pueden realizar eventos?
El cambio fue radical, de 360 grados, mi mundo se convirtió en un nuevo reto. Los shows en general necesitan del contacto humano, el “en vivo”, el presente al igual que ver una obra de teatro, quieres ver a los actores en vivo, en real… si no veríamos una película de cine tras una pantalla.  Ese fue mi primer reto, el adaptarme a que ya no podría estar en vivo, por la pandemia decidí cerrar todo tipo de animación, ya que los ánimos no estaban para eso. 
Después comprendí que los clientes siempre te buscan y se adecuarán a sus necesidades y creen en tu trabajo tal cual lo hicieras en su casa, necesitan de tus servicios y los ánimos siguen vivos, es por ellos, mis clientes que me animé a hacer poco a poco de nuevo pequeños shows, adecuándome a los espacios, luces, música, videos y toda la logística que comprende VOLVEER A COMENZAR Y REINVENTARSE.

¿En qué sentido te beneficia lo virtual?
Me mantiene activa como empresa, mis clientes no se olvidan de mí, afianzo lazos, no defraudo a los que confían en mí y definitivamente sigo generando algo de ingresos.

¿Crees que la gente ligada al Arte está preparada para brindar un servicio así?
El mundo artístico definitivamente no ESTABA preparada para esta situación, pero todos somos capaces de reinventarnos y buscar salidas, gracias a la tecnología y sobre todo porque los humanos tenemos ganas de comunicarnos y decirnos cosas bonitas y positivas. Cuesta un poco adaptarse y al principio tendremos errores, pero de las pruebas y errores salen muy buenos resultados. 

¿Qué es lo más gratificante de tu carrera?
Trabajé casi 10 años en empresas y no tenía tiempo ni para viajar, tenía una vida un poco sedentaria y no aspiraba a más.
Al decidirme a estudiar Teatro y Pedagogía Teatral, me abrió un sinnúmero de puertas y oportunidades y ser mi propio jefe me ayudó a costearme las carreras. Con el teatro he podido viajar y representar al Perú en festivales latinoamericanos, pero lo más importante es que me impulsa a enseñar por medio del arte a ser mejores personas, más empáticos.

¿De qué forma animas a los niños para que no estén tristes por no tener a sus amiguitos en su cumpleaños?
La idea principal es que los niños se identifican, saben que les están mandando saludos a ellos, los hacen sentirse importantes y queridos sobre todo porque los mensajes son en complicidad con sus papis, o familiares, que pensaron en ellos. Definitivamente les sube el ánimo y eso mejora su salud.



LO MÁS LEIDO

Mario y Sergio Nakasone: Los EmprendeDrones

Mario y Sergio Nakasone: Los EmprendeDrones

5 motivos para ir al Matsuri

5 motivos para ir al Matsuri

Yokoi Kenji: La limpieza es la base para la prosperidad

Yokoi Kenji: La limpieza es la base para la prosperidad

‘Meli’ Araki: “De niña me regalaron instrumentos en lugar de muñecas”

‘Meli’ Araki: “De niña me regalaron instrumentos en lugar de muñecas”