Viernes 15 de Noviembre de 2019 / Año de la Lucha contra la Corrupción y la Impunidad

Columnas

La leche, ¿beneficiosa o perjudicial para nuestra salud?

Lunes 5 Agosto de 2019
Mónica Uyehara
Mónica Uyehara

Diplomada en Nutrición y Dietética en Peruano Japonés Escuela y en la Universidad Católica Sede Sapientiae 



Redacción: Mónica Uyehara

En las últimas décadas, la leche de vaca y sus subproductos se han visto como una parte esencial de la dieta de la mayoría de personas.

La leche y los productos lácteos como el queso, el yogurt, el helado y la mantequilla han sido promovidos, en algunas escuelas en Estados Unidos proporcionan leche a los niños en cada comida. Los responsables de este mandato optaron por ignorar el hecho de que hasta el 90 por ciento de los niños afroamericanos, el 70 por ciento de los asiáticos y el 15 por ciento de los caucásicos no pueden digerir el azúcar (lactosa) en la leche.

A pesar de ésta y otras controversias con respecto a las consecuencias para la salud, el consumo de lácteos aumentó constantemente desde 1980. Las personas son las únicas criaturas que habitualmente consumen los productos lácteos de otras especies. Lo que es una práctica beneficiosa es, de hecho más que cuestionable. La evidencia científica sugiere que las consecuencias de esta práctica son devastadoras.

-    Diversos estudios, como los realizados por la geofísica Jane Plant, jefa científica del Brotáis Geológica Survey, y el doctor Daniel Cramer, de la Universidad de Harvard, indican que un alto consumo de leche de vaca está asociado a una mayor tasa de cáncer de mama, de colón y de estómago. 
 
-     La leche de vaca aumenta los niveles en sangre de IGF-1, un factor de crecimiento que se asocia con el crecimiento de células cancerosas.
 
-    El consumo de leche de vaca y lácteos parece estar ligado a diversos trastornos del sistema reproductor de la mujer; entre ellos, tumores y quistes ováricos y secreciones e infecciones vaginales. También están relacionados con los espasmos menstruales y los flujos excesivamente abundantes.
 
-    Por su rico contenido en proteínas animales y fósforo, favorece la acidez metabólica. Algunos estudios, según los especialistas, muestran que la leche de vaca disminuye el pH de la sangre (acidez), pudiendo provocar la salida del calcio de los huesos hacia la sangre, lo cual se asocia con la aparición de piedras y cálculos renales.

Lee sus columnas anteriores

-     La proteína de la leche de vaca, la caseína, se descompone en sustancias derivadas de la morfina (las casomorfinas) en el mismo tubo digestivo, por ello tiene efectos sedantes y posibles efectos negativos en la estabilidad emocional.
 
-    Numerosos estudios avalan la posibilidad de que exista una conexión entre el consumo de leche de vaca y el autismo en niños, por condiciones similares a las del punto anterior.
 
-    En adultos, un gran número de personas experimenta mejoras en el funcionamiento digestivo y tránsito intestinal al reducir o eliminar el consumo de lácteos.
 
Estas evidencias clínicas hacen pensar que la reducción o eliminación de la leche de vaca, así como de otros lácteos de la dieta, puede ser más benéfico que dañino, sobre todo para personas con problemas relacionados con la digestión, el tránsito intestinal o el sistema inmunológico. 


MONICA UYEHARA YZENA
Diplomado en Nutrición y Dietética
Universidad Católica Sede Sapientiae
monicauyeharayz@gmail.com



LO MÁS LEIDO

Takoyaki Perú: El crocante que une familias

Takoyaki Perú: El crocante que une familias

Mario y Sergio Nakasone: Los EmprendeDrones

Mario y Sergio Nakasone: Los EmprendeDrones

5 motivos para ir al Matsuri

5 motivos para ir al Matsuri

Tito Takayama: El Mundial no será fácil para Perú

Tito Takayama: El Mundial no será fácil para Perú