Sábado 20 de Julio de 2019 / Año de la Lucha contra la Corrupción y la Impunidad

Columnas

Del arribamos al Perú al ¡Arriba Perú!

Miércoles 3 Abril de 2019
Roger Gonzales Araki
Roger Gonzales Araki

Director Periodístico de Nikkei Plus, periodista con experiencia en instituciones nikkei y colaborador de web DiscoverNikkei.



Redacción: Roger Gonzales Araki

Ya son 120 años que los colores rojo y blanco están entrelazados por costumbres, culturas y familias unidas que quizá no se imaginaron que una travesía que se convirtió en eterna- porque fue sin retorno- sería el hito que marcaría una vida aquí en el Perú.

A lo largo de la semana hemos podido ver los aportes de los japoneses a nuestro país y los grandes resultados que dieron para el progreso del Perú y sin duda hacen reflexionar sobre nuestra identidad y del clásico “Quiénes somos”.

Soy de la llamada cuarta generación (yonsei) que tuvo a bisabuelos japoneses que fueron de los comerciantes que tenían las llamadas “lecherías” o fuentes de soda de antaño. Por obvios motivos no conocí a mis bisabuelos, pero mi obachan y mi madre siempre me dijeron que eran bien “chamba”, que sufrieron mucho para surgir en un lugar ajeno a ellos.

El Callao fue testigo de dichas vivencias, mi madre siempre me dice: “Yo trabajo desde que era niña con mi obachan. Ella tenía su clientela porque siempre les atendía bien pero ¡Tenía su carácter fuerte y era bien respetada”, me cuenta.

En mi obachan pude ver un símbolo de ambos países, porque tenía los valores japoneses, pero también el buen humor del peruano, creció entre el Callao y La Victoria. Siempre recuerdo que fue muy querida por todos los del barrio, era muy carismática.

Si bien es cierto, era de raíces japonesas, era experta cocinando platos como cau cau y chanfainita, para mí eran las mejores que he probado hasta hoy. Para mí fue una forma de integración entre ambos países.

A lo largo de mi vida, he podido conocer y entrevistar debido a mi profesión a mucha gente, muchos nikkei también y por eso he podido darme cuenta de una semejanza entre los nikkei y no nikkei: el espíritu emprendedor.

Son muchas empresas formadas por nikkei que la continúan los hijos y hasta nietos que sigue el camino. En muchos casos con suertes diferentes pero sí creo que puede ser una semejanza. He conocido a muchos nikkei que decidieron emprender por su mejoría, muchos lo hicieron después de ser dekasegi y otros ya no pudieron regresar.

Son 120 años de relación entre dos países que hicieron grandes obras, entre ellas el ceviche, el arte nikkei y la cocina con su gran fusión que hasta hoy sigue destacando, esto no es una moda.

Si el 1 de mayo en Japón se inicia la nueva era llamada REIWA (令和), qué tal si desde hoy también comienza una nueva era entre ambos países que es la integración y el continuo fortalecimiento entre los dos países, que los colores rojo y blanco sigan siendo el color de ambos lazos y que como bien dijo una vez el psicólogo social, Jorge Yamamoto: valoremos más la peruanidad.

Lee sus columnas anteriores:



LO MÁS LEIDO

Mario y Sergio Nakasone: Los EmprendeDrones

Mario y Sergio Nakasone: Los EmprendeDrones

Takoyaki Perú: El crocante que une familias

Takoyaki Perú: El crocante que une familias

5 motivos para ir al Matsuri

5 motivos para ir al Matsuri

Tito Takayama: El Mundial no será fácil para Perú

Tito Takayama: El Mundial no será fácil para Perú