Sábado 23 de Marzo de 2019 / Año de la Lucha contra la Corrupción y la Impunidad

Columnas

Del “arroz con leche me quiero casar” a Lescano y sus whatsapp

Viernes 8 Marzo de 2019
Roger Gonzales Araki
Roger Gonzales Araki

Director Periodístico de Nikkei Plus, periodista con experiencia en instituciones nikkei y colaborador de web DiscoverNikkei.



Redacción: Roger Gonzales Araki

Ella llora en la calle, despeinada y sentada mientras la gente pasa y sólo le observa con curiosidad pero sin acercarse, con cierto temor. Estaba apoyada en la pared de un colegio en plena noche de verano mientras secaba sus lágrimas.

La pude ver en una gresca con su pareja desde varios metros pero la poca iluminación no me dejó apreciar bien, pero sí pude escuchar sus gritos. Puñetes y jaloneos fueron predominantes, luego el desgraciado se fue en un taxi.

Sus brazos lucían morados por tanto forcejeo. Él le había golpeado y se había ido de la casa. A unas cuadras estaba la comisaría pero ella prefería conversar con el viento antes que denunciarlo. “Los policías no hacen nada, antes no me hicieron caso”, me dijo.

Esta es la historia de miles de mujeres que reciben abuso por parte de su pareja y no se atreven a denunciarlos. Hoy más que nunca se sienten solas y no sólo porque sus agresores ya no están con ellas, sino que no sienten respaldo del Estado.

Todos los 8 de marzo se celebra el Día de la Mujer pero en el Perú más que festejarlo, ahora se reflexiona. Hace unas semanas se publicó la encuesta de Endes realizada en el 2018 y dice que sólo el 28.9% de ellas acude a alguna institución especializada como las comisarías, defensorías municipales, fiscalías y juzgados para denunciarlos.

Pero este problema no sólo es debido a la falta de interés de las autoridades. Si la pareja es machista, que se puede esperar de la autoridad que proviene probablemente desde el mismo círculo del agresor, o que vive en una atmósfera parecida. Todo viene desde casa, y también desde el colegio. Era gracioso ver al ministro de Educación, Daniel Alfaro hace unos meses fingir de compositor modificando la canción “Arroz con leche”, pero el mensaje fue que desde los inicios de nuestra educación estamos mal. 

Hace unos días leí una entrevista al educador, León Trahtemberg en un diario local y sostenía que nuestros profesores están en el siglo XX. El mundo ha cambiado mucho y menos nuestra educación ¿Si a las futuras generaciones las criamos como en el siglo pasado podremos mejorar y aprender algo tan básico como el respeto a la mujer?

No pretendo juzgarlas ni decir que “ellas lo permiten”, porque creo no viene al caso pero sí es alarmante saber que casi a diario, una mujer es agredida ¡Ni qué decir de los feminicidios! En nuestro país el abuso contra la mujer se ha convertido en una tara tan grande como la corrupción.

Es un problema con muchas aristas. Y reitero que es muy preocupante porque hasta en el Congreso también se ven casos de maltrato a la mujer y acoso sexual. Prácticamente junto estos dos términos porque el acosar también es agredir.

Desde hace varios días se vienen escuchando las versiones del congresista Lescano sobre el supuesto acoso sexual a una periodista. Según los chat presentados entre los dos, el parlamentario le hace comentarios de mal gusto a la periodista pese a que ella le responde con apenas “????”, a lo que él continúa con el acoso.

Parece ilógico que él insista pese a que ella no le hace caso pero el sociólogo Sandro Venturo califica esto como un “problema cultural”. Cuántos de nosotros hemos escuchado la frase “Si la mujer dice que no, es porque se hace la interesante”, y al parecer eso es lo que creyó Lescano. 

Lee sus columnas anteriores:



LO MÁS LEIDO

Mario y Sergio Nakasone: Los EmprendeDrones

Mario y Sergio Nakasone: Los EmprendeDrones

Takoyaki Perú: El crocante que une familias

Takoyaki Perú: El crocante que une familias

5 motivos para ir al Matsuri

5 motivos para ir al Matsuri

Tito Takayama: El Mundial no será fácil para Perú

Tito Takayama: El Mundial no será fácil para Perú