Miércoles 21 de Noviembre de 2018 / Año del Diálogo y la Reconciliación Nacional

Columnas

¡Cómo no te voy a querer!

Lunes 25 Junio de 2018
Roger Gonzales Araki
Roger Gonzales Araki

Director Periodístico de Nikkei Plus, periodista con experiencia en instituciones nikkei y colaborador de web DiscoverNikkei y co-conductor del programa "Mesa Reservada".



Redacción: Roger Gonzales Araki

“No hagas bulla que está viendo su serie favorita”, me advertía mi mamá cuando le preguntaba porqué mi oba (abuela) lloraba cuando veía Oshin, serie que se transmitía en el canal estatal hace más de 20 años.

Solía verla llorar a esa hora, parecía que sus lágrimas tenían un reloj porque ya sabían la hora en la que debían deslizarse por su rostro, que pese a haber nacido en 1920 no tenía arrugas, “la piel japonesa no se arruga mucho”, dice mucha gente. 

Siempre la atisbaba sentada en su sillón tomando su ocha (té) y viendo televisión muy cerca teniendo en cuenta que tenía 11 de miopía. Usaba sus faldas que ella misma terminaba de coser o incluso a veces eran de varios colores porque le gustaba usarlas parchadas. 

Cómo no iba a llorar al ver Oshin si en esa serie reflejaba cómo era la vida en Japón en tiempos de conflicto, ella dejó familia allá. Mi bisabuela tuvo que dejar Hiroshima en medio de la crisis y además fueron etapas de dolor porque uno de los hermanos de mi ojichan (abuelo) murió durante la II Guerra Mundial.

Recién pude entender el significado de sus lágrimas. Quizá fueron los únicos momentos que la vi llorar porque mi obachan nació en el Callao pero vivió en La Victoria, pero su “chispa” era de chalaca.

A mi ojichan (Teobaldo Araki) no lo pude conocer porque falleció justo 1 año antes que yo naciera. Me cuentan que fue de rostro adusto en casa ante sus 7 hijos, era serio, no sonreía. “Con la mirada mandaba, si te ordenaba a hacer algo debías hacerlo sin reclamar”, me cuenta mi mamá.

Fue uno de los tantos fundadores de la Asociación Estadio La Unión (AELU) y también fue de los que inició el camino para que se fundara el club social Sport Unión. Como buen cañetano fue amigo del legendario capitán y goleador de Universitario de Deportes, Teodoro ‘Lolo’ Fernandez. Hoy ya no tengo a mis abuelos maternos pero siempre quedan varias preguntas sobre cómo vivieron en esos tiempos, cuáles fueron las dificultades que pasaron, etc.

Por parte paterna mis abuelos fueron de Ancash. Mi abuela falleció pero mi abuelo aún vive, pues tiene 102 años. Creo que tengo raíces peruano y japonesas muy marcadas porque nací aquí y vivo orgulloso de ser peruano porque disfruto de las dos gastronomías, de ambas culturas tan hermosas que al saludar hacen una venia o reverencia. Ser nikkei es más que un término, si el artista visual, Eduardo Tokeshi decía que se siente como “una botella de Inka Kola llena de sillao”, mi analogía sería que me siento como una botella de pisco peruano llena de sake. 

Me emociono al ver a mi selección cantando el himno en el Mundial de fútbol pese a su eliminación y me doy cuenta que las banderas de Perú y Japón tienen los colores rojo y blanco que las hace ser tan parecidas. Estos dos colores marcan nuestra identidad de ser nikkei. Hay tanto de qué sentirnos orgullosos por estas dos culturas que quizá no tengo el talento para bailar la danza eisa o una marinera, o cantar enka ni valses criollos pero a través de mi vocación y pasión (el periodismo) vengo difundiendo junto a otros profesionales nikkei distintas actividades de nuestra colectividad a través del portal Nikkei Plus (www.nikkeiplus.com), del cual soy director. Con esta ventana pretendo dejar un legado, una ventana en la que podamos conocer más de los nikkei peruanos.

Si mi obachan lloraba al mirar su serie favorita, seguro algún día podré llorar de emoción al ver que en muchos años más nos recuerden en sus Tablet y Smartphone y puedan decir que algo hemos dejado a las futuras generaciones nikkei del Perú. Dicen que las palabras se las lleva el viento, pero cuando se hacen las cosas con kimochi (sentimiento), todo perdura ¡Arigatou, Perú y Japón!

Lee sus columnas anteriores:



LO MÁS LEIDO

Mario y Sergio Nakasone: Los EmprendeDrones

Mario y Sergio Nakasone: Los EmprendeDrones

Takoyaki Perú: El crocante que une familias

Takoyaki Perú: El crocante que une familias

5 motivos para ir al Matsuri

5 motivos para ir al Matsuri

Tito Takayama: El Mundial no será fácil para Perú

Tito Takayama: El Mundial no será fácil para Perú