Domingo 19 de Septiembre de 2021 / 2021 - Año del Bicentenario

Columnas

¡119 años y más!

Miércoles 4 Abril de 2018
Nobuhiro Yagi
Nobuhiro Yagi

Comunicador audiovisual con experiencia en varias productoras así como en programas de televisión. 



Redacción: Nobuhiro Yagi

AÑO 1999
Se acerca la ceremonia central del centenario de la inmigración japonesa al Perú. Curso el cuarto grado de educación secundaria y formo parte del grupo folclórico de mi colegio. 

Empezamos a ensayar una danza llamada “Diablada”, que bailábamos en conjunto con otros colegios de la colonia.
De pronto, nos invitan a quienes podamos formar parte de un grupo que también va a presentarse en la ceremonia central, es un grupo que va a bailar “eisa”. Decido integrar a ese grupo junto con 2 personas más de mi colegio, pues, los ensayos son tarde y no muchos pueden en ese horario para ensayar. 

Ya estamos en las dos últimas semanas de ensayos y estos son diarios. Al terminar las clases, a practicar “Diablada” y más tarde, “eisa”. Cuando se me acerca la profesora de folclore y me dice que no puedo estar en los dos, porque el “eisa” se presenta justo después de la “diablada” y no voy a tener tiempo de cambiarme. El dilema viene a mi cabeza, tengo que escoger cuál de los dos, ya que no hay manera de hacer ambos. 

ACTUALIDAD
Hoy puedo decir que no importa cuán peruano sea, porque nací acá, porque me criaron acá, porque me eduqué acá sino los valores y cultura japonesa que me inculcaron desde pequeño. 

Y ayer, me di cuenta que han pasado 119 años de la inmigración japonesa al Perú, y a pesar de todo ese tiempo, de las generaciones posteriores (nisei, sansei y yonsei) no hemos perdido esas raíces. Seguimos guardando el respeto por los mayores. Seguimos cuidando tradiciones como el botsudan, el omiyage, y el siempre ser agradecidos.

Son 119 años en la que la comunidad peruano japonesa ha logrado integrarse a esta patria, y crecer tanto hasta llegar a ser reconocidos en todo el país. Además de haber llegado (para bien o para mal) a la política peruana. 

Incluso, hemos cultivado una especie de “estigma” en el cual nos ven como personas más responsables, puntuales, honestos, pacientes y buenos en las matemáticas. Puede ser que algunos tengamos estas cualidades (o algunas de ellas), pero creo que no importa de qué nacionalidad seas. El practicar las enseñanzas de nuestros padres, abuelos y antepasados, no nos hace más o menos peruanos, por el contrario, ellos siempre buscaron integrarse al país que los acogió, y una manera de retribuir este acto tan generoso, es haciendo patria.

No nos quedemos de simples observadores, o de quejosos porque en el Perú no hay “oportunidades”. Las oportunidades las crea y las aprovecha uno. Encontrar tu potencial y explotarlo al máximo, esa es una oportunidad. 

Amo mi país, ¿Quién no podría amar un país que tiene casi todos los climas del mundo en él? Y por tanto tanta flora y fauna que disfrutar. Amo mi cultura, la peruana y la japonesa. (tal como lo escribí en esta columna Tengo el orgullo de ser peruano y soy feliz... ). 
Que estos 119 años  se sigan multiplicando, porque al amor al Perú ya lo tenemos. 
¡FELIZ DÍA DE LA AMISTAD PERUANO JAPONESA!
*Por cierto, elegí bailar “diablada”.

Lee sus columnas anteriores:



LO MÁS LEIDO

Yokoi Kenji: La limpieza es la base para la prosperidad

Yokoi Kenji: La limpieza es la base para la prosperidad

Mario y Sergio Nakasone: Los EmprendeDrones

Mario y Sergio Nakasone: Los EmprendeDrones

5 motivos para ir al Matsuri

5 motivos para ir al Matsuri

‘Meli’ Araki: “De niña me regalaron instrumentos en lugar de muñecas”

‘Meli’ Araki: “De niña me regalaron instrumentos en lugar de muñecas”