Martes 26 de Enero de 2021 / 2021 - Año del Bicentenario

Columnas

Coaching de vida

Viernes 5 Enero de 2018
Enrique Yoshiyama
Enrique Yoshiyama

Odontólogo y desde el 2013 es Coaching. Tiene estudios en Argentina y además tuvo la oportunidad de capacita a grupos universitarios y grupos de David Fischman.



Redacción: Enrique Yoshiyama

BIOGRAFIA.

Nací un 21 de mayo de 1982, en lima.

Mis padres: Enrique Mario Yoshiyama tanaka (medico dermatólogo) y Juana Miyagusuku

Miyashiro (ama de casa)

Hermanos: Susana Yoshiyama Miyagusuku (médico psiquiatra)

Mario Yoshiyama Miyagusuku (medico psiquiatra)

Estudié en el nido desde 1986 a 1988. Luego ingresé al colegio SSCC Recoleta en el año 1989 hasta 1999.

Al terminar el quinto año de secundaria no sabía realmente qué estudiar. Recuerdo que estaba entre Administración y Medicina, pero para ambos casos no sentía esa determinación de querer hacerlo y mi papá me decía que mejor estudie Medicina ya que podía trabajar independiente y dependiente y que además tenía todos los recursos como libros y colegas que me podrían ayudar mucho. Pero en realidad no fue hasta semanas antes de dar un examen de Admisión para sentir la presión de elegir algo.

Tengo muchos tíos y primos médicos y odontólogos, así que conversando con una prima que me curaba los dientes decidí emprender ese reto: estudiar Odontología. Sabía que mi papá no se opondría, pues si bien no es medicina era algo muy similar. Así fue como entré a estudiar Odontología en la Universidad San Martin de Porres, gracias a Dios me fue muy bien en las notas y salí dentro de los 4 primeros de mi promoción, pero ni eso me emocionaba ya que lo veía más como un deber, más que por pasión.

Mi padre gracias a Dios nos compró un consultorio para que trabajemos mis hermanos y yo, así que decidí trabajar independientemente en mi consultorio. Gracias a los contactos y familiares poco a poco fui teniendo más pacientes y estaba económicamente tranquilo pero por dentro me sentía vacío y cada vez me daba más pereza ir al trabajo. Me estresaba mucho pensar en todo lo que tenía que hacer al día siguiente a mis pacientes. Luego en el 2010 mi padre enfermó y falleció. Fue un golpe emocional muy duro y un año más tarde fue la partida de mi madre.

Éramos muy pegados familiarmente y nos quitó el suelo. Meses después mi hermana me dijo si deseaba hacer un curso en Programación Neurolingüística (PNL) para distraerme y a la vez ayudarme a salir de la depresión, así que le dije que sí. Paralelamente yo había hecho un negocio de comida (foodtrck), me encantaba la idea de transformar un camión en arte y a la vez vender comida que también me gusta esa afición. Recordé los camiones que vi en mis viajes a Estados Unidos, como los de Nueva York o en Sao Paulo (Brasil) y así transformé un camión y la idea era que se pareciera a una ambulancia y se llamaba Dr. Mokis que en sí fue también un agradecimiento y hacer honor a mi padre por todo lo que me dio.

Se llamaba así (Dr. Mokis) ya que mi padre en japonés se llamaba MOYUKI pero como no era un nombre muy comercial le quite la Y, y la U, y quedo MOKIS y lo que vendía eran sánguches pero con la temática de que cada sándwich tenía el nombre de una especialidad médica como por ejemplo, el “dermatólogo” va directo al grano, o el “odontólogo” que te dejara con la boca abierta, o el “psiquiatra” para volverte loco, y cosas así que llamaron mucho la atención a mis comensales, pero duró poco menos de un año ya que lamentablemente las leyes y permisos municipales son distintos que en otros países y no me dejaron continuar con este lindo proyecto, pero de igual forma le agradezco a la vida que me permitió dar ese paso para agradecer a mi padre, ya que cada persona que llegaba al camión se iba sabiendo la historia de mi padre y hasta el día de hoy a pesar que hayan pasado muchos años, aún en Facebook de “Dr. Mokis” me siguen escribiendo y siento esa buena vibra de la gente que conocí en ese periodo de tiempo, claro está que también aprendí muchas otras cosas más, la vida está llena de metas y sueños que debemos tratar de cumplir por muy difícil que parezca.

Así que termine los estudios de Programación Neurolinguística y mis profesoras que son coachs, me dijeron que tenía mucha pasta para ser un gran coach, que dentro de todo el grupo yo tenía algo especial y me ofrecieron estudiar Coaching en Argentina, así que después de unos meses me fui para allá. Alquilé un departamento y terminé de estudiar allá. Como dije antes la primera razón era encontrarme, despejarme pero luego de cursar el Coaching me gustó tanto que decidí hacerlo como profesión, y así comencé alrededor del año 2013 mi carrera de Coaching de vida. También luego de un tiempo ejerciendo formé una empresa con una socia de Desarrollo Personal para hacer talleres grupales, donde realicé algunos talleres de forma particular en la APJ.

Luego llegaron nuevos retos y oportunidades como por ejemplo realizar Coaching de equipos junto con mi hermana (ella también además de ser psiquiatra es coach) para la Universidad San Marcos y otras instituciones. Luego el poder capacitar al grupo de David Fischman.

Uno de mis mayores hobbies que disfruto al máximo es el de viajar, lo menciono ya que para mí es una gran forma de desarrollo personal.



LO MÁS LEIDO

Mario y Sergio Nakasone: Los EmprendeDrones

Mario y Sergio Nakasone: Los EmprendeDrones

Yokoi Kenji: La limpieza es la base para la prosperidad

Yokoi Kenji: La limpieza es la base para la prosperidad

5 motivos para ir al Matsuri

5 motivos para ir al Matsuri

‘Meli’ Araki: “De niña me regalaron instrumentos en lugar de muñecas”

‘Meli’ Araki: “De niña me regalaron instrumentos en lugar de muñecas”